El Cuarteto de Diálogo Nacional de Túnez recibe el Premio Nobel de la Paz 2015

 

El nueve de octubre de 2015 ha resultado galardonado con el Premio Nobel de la Paz, el conocido como Cuarteto de Diálogo Nacional de Túnez, creado en 2013 por la histórica central sindical, la Unión General de Trabajadores de Túnez (UGTT), la organización patronal histórica tunecina, la UTICA, el Colegio de Abogados de Túnez y la Liga Tunecina de Derechos Humanos (LTDH), organizaciones que contribuyeron de manera decisiva a la construcción del proceso de transición en el país apostando por unas pautas democráticas

Ya en 2014, la Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT) había sido candidata a este reconocimiento a iniciativa de los rectores de cinco universidades tunecinas. Candidatura que fue avalada por numerosas personalidades y organizaciones internacionales. Entre otras, la Confederación Sindical de Comisiones Obreras prestó su apoyo continuo a la central tunecina para lograr los apoyos y el reconocimiento internacional necesarios.

La UGTT en Túnez, incluye a quienes apoyaron la revolución y después, como parte del Cuarteto de Diálogo Nacional, movilizaron y negociaron la transición democrática del país, evitando el derramamiento de sangre que tuvo lugar en otros países durante la Primavera Árabe. Los sindicatos fueron la fuerza impulsora artífice de la elaboración de una constitución tunecina que garantiza principios fundamentales como la separación de poderes, un sistema judicial independiente, libertad de asociación, el derecho de sindicalización y el derecho de huelga. Estos derechos, y el diálogo a través del cual se consiguieron, es lo que está reconociendo la concesión del Premio Nobel de la Paz 2015.

Veinticuatro horas después de tener conocimiento de que su organización sería uno de los laureados con el Premio Nobel de la Paz 2015, Houcine Abassi, Secretario General de la UGTT, intervino ante el Consejo General de la Confederación Sindical Internacional (CSI), donde subrayó que esperaba aprovechar la oportunidad que este premio brindaba a los sindicatos.

 

En primer lugar, tenemos una seria preocupación por los refugiados y todos aquellos que abandonan sus países. En segundo lugar, en las guerras en Siria, Líbano, Iraq y otros países, es necesario encontrar urgentemente una solución humanitaria y hallar la manera de eliminar las causas de esos conflictos. Debe ponerse fin al suministro de armas a milicias sanguinarias que han transformado países enteros en campos de batalla, con el objetivo de frenar la democratización. En tercer lugar, tenemos que condenar las leyes adoptadas en los países del Golfo, que limitan las libertades y violan los derechos de los trabajadores. Quiero agradecer a todas las organizaciones miembros de la CSI, y la solidaridad que siempre han demostrado, y desearía expresar también mi apreciación al Comité Noruego del Nobel por haber reconocido el papel de los sindicatos para la paz y unas democracias estables, dijo Houcine Abassi.