Declaración de la Cumbre Social de Madrid

El Gobierno central y el regional están preparando el terreno de cara a las próximas elecciones, sola así se entiende la estrategia que consiste en vender que hemos salido de la crisis, cuando sigue aumentando la precariedad laboral y la pobreza de la ciudadanía.

Esta “espejismo social” está destinado a obtener réditos electorales mientras se sigue consolidando un modelo social neoliberal que rompe con las bases de nuestro Estado Social y Democrático.

Recortes en derechos básicos como sanidad y educación, desmantelamiento del sistema de servicios sociales, cooperación internacional, concesiones a los poderes económicos y empresariales, unas reformas laborales injustas e injustificadas, corrupción, mercantilización de la salud, pasos atrás en los derechos de ciudadanía, igualdad y un largo etcétera. Estas políticas han creado una sociedad más fragmentada y dualizada.

La oposición a esta situación en la calle, ha sido contrarrestada con una injustificable represión policial y judicial, ejemplos como la Ley Mordaza o las sentencias a sindicalistas por defender el derechos de huelga; incluso la connivencia policial en el incumplimiento de una sentencia, como el caso de Coca Cola, demuestran el desprecio del PP por los derechos sociales, laborales y económicos.

Por todas estas razones, la Cumbre Social de Madrid apoya la convocatoria del próximo 22 de febrero de Mareas Ciudadanas, a la vez que considera que las elecciones que se van a celebrar este año deben ser una oportunidad para desterrar las políticas de austeridad que tanto han empobrecido a los madrileños y madrileñas.

Ver declaración